Acerca de Citlalix

Allá por el año 2009, después de haber estudiado y trabajado en Estados Unidos por la mayor parte de mi vida, y poco después de la muerte de mi querida madre, el destino me hizo regresar a vivir a mi país de nacimiento, México.

En esos días, a mis 41 años de edad, ya contaba con bastante experiencia, habiéndome dedicado profesionalmente y por muchos años, a ayudar a toda variedad de emprendedores y empresarios a incrementar sus ventas por medio del Marketing Digital dentro del mercado estadounidense.

Después de tomarme casi un año de descanso en Tijuana, ciudad donde vive mi hermana, decidí vivir y trabajar en Guadalajara por motivo de su agradable clima y buen ambiente de negocios.

Una mañana mientras me dirigía al gimnasio a hacer deporte con pesas, actividad que me fascina y que practico desde hace varios años, pude observar como una empresa de transporte, hacía entrega de unas enormes y bellísimas hojas de acero inoxidable, y las depositaba cuidadosamente a la entrada de un pequeño taller de fabricación.

A la mañana siguiente las hojas ya no estaban. Desde mi punto de vista, se había llevado a cabo una transformación asombrosa, casi milagrosa.

En lugar de las enormes hojas de acero inoxidable, estaban tres bellos y relucientes objetos: una mesa y dos fregaderos para restaurante, meticulosamente fabricados en un bellísimo acero inoxidable, finamente formado, soldado y pulido.

Para mi era como estar frente a tres obras de arte. Realmente eran tres objetos dignos de muchos aplausos.

Mi admiración por ese trabajo tan atractivo y mi curiosidad, me llevaron hasta el lugar donde logré entablar una agradable amistad con el amable propietario.

Con sus dos empleados, él era capaz de fabricar cualquier cosa hecha de acero inoxidable, lo cual me pareció increíble y me llenaba de admiración y asombro.

Mi amigo pensó cerrar su empresa por falta de clientes

Varios meses después, volví a visitar al amable fabricante y me dio la mala noticia de que estaba pensando cerrar su establecimiento por falta de clientes.

No podía creer lo que me estaba diciendo. Me parecía imposible, que una pequeña empresa capaz de fabricar objetos de acero inoxidable con la calidad que ellos producen, pudiera quedarse sin trabajo por falta de clientes.

Después de platicar y de hacerle varias preguntas al amigable fabricante, pude darme cuenta de que el problema, definitivamente no estaba en sus habilidades como fabricante, ni en la demanda de sus productos.

Más bien, la falta de clientes se debía al hecho de que muy poca gente sabía de la existencia de su pequeña fábrica, y mi amigo contaba con poca experiencia promocionando sus productos efectivamente.

Así que inmediatamente supe que la solución a la falta de clientes de mi amigo, estaba en dar a conocer a su empresa y a sus productos de una forma masiva, efectiva y económica, tanto en su ciudad como a nivel nacional a través del internet.

Sabía, por mi experiencia de trabajo, que esa sería la mejor forma de conseguir una constante e interminable fuente de clientes nuevos para la empresa de mi amigo, y que era justo lo que necesitaba en esos momentos.

Así que decidí ayudarlo, y durante el proceso, pronto me di cuenta de que mi nuevo amigo es un excelente artesano y fabricante, pero desconoce totalmente como usar las herramientas del internet para promover efectivamente los productos de su empresa.

Me propuse ayudarlo por medio de enseñarle a manejar su propia página web, así como crear y administrar campañas de anuncios en la plataforma de Google, entre otras cosas.

Al principio yo mismo fui creando toda la estructura básica del sitio web y varias de las campañas de anuncios, pero poco a poco mi amigo fue aprendiendo como hacerlo el mismo.

Para ayudarlo, se me ocurrió hacerle tutoriales en video y guías escritas que le enviaba a su correo electrónico, lo cual resultó ser un éxito total.

Sabía que de esa manera, en el momento en que mi amigo lo decidiera y cuantas veces quisiera, podría volver a repasar cualquier cosa que no hubiera entendido la primera vez, sin que yo estuviera presente.

No me sorprendió para nada, ver que los clientes comenzaron a llamarlo inmediatamente después de publicar sus primeros anuncios.

Fue un gran alivio para este pequeño empresario, aprender como conseguir en linea todos los clientes que necesita, no solo para sobrevivir sino hasta para florecer, y para mi fue muy satisfactorio guiarlo.

Al principio tuve que ayudarle a controlar su presupuesto y a optimizar al máximo el costo de sus anuncios, pero pronto entendió como hacerlo el mismo.

Aprende a tomar ventaja del internet

Hoy día, mi amigo se encuentra muy ocupado piloteando una exitosa fábrica con veinticinco empleados que continúa creciendo constantemente en la gran ciudad de Guadalajara, con ventas en todo el país y exportaciones a Estados Unidos.

Le ayudan también, tres vendedoras que atienden a las personas que son atraídas por los anuncios que él mismo pone en circulación en la plataforma de Google.

Mi amigo administra sus propios anuncios y mantiene al corriente su página web con ofertas y productos nuevos constantemente, pero todavía le ayudo con la redacción publicitaria o copywriring, tanto en español como en inglés de su sitio web.

Dominar la disciplina del copywriting le ha costado mucho trabajo a mi amigo, como es el caso de muchos empresarios.

El copywriting o redacción publicitaria, puede ser una actividad difícil, pero con la guía que estoy escribiendo, muchos empresarios lograrán una redacción publicitaria impecable, que es capaz de generar altas ventas por medio de captar la atención y el entusiasmo de los visitantes de una página web.

Pero en el caso de mi amigo, la escritura y el acto de tener que sentarse a redactar de una manera altamente convincente, es algo que ha preferido dejarme a mi.

Hasta la fecha continuo ayudándole con cualquier cosa que él no entienda o que aun no domine, como también es el caso con la manipulación de imágenes, creación de nuevas secciones de su página, Optimización en buscadores (SEO), gráficos y videos.

Para ayudarle desde donde me encuentre, el WhatsApp y el correo electrónico han probado ser toda una bendición.

Conociendo y trabajando en otros países

En el 2014 decidí vivir en Colombia y eso también me dio la oportunidad de viajar a otros países en el centro y sur del continente americano.

He podido darme cuenta de manera personal, de que hay muchísimos empresarios de toda clase imaginable, tanto en México como en el resto de Latinoamérica, así como entre los hispanos empresarios en Estados Unidos, que necesitan de una guía fácil de entender para aprender como obtener nuevos clientes diariamente por medio de las nuevas tecnologías web.

La mayoría de ellos son hábiles fabricantes de toda clase de productos útiles o son proveedores de valiosos servicios, pero sufren la falta de clientes por no saber como hacerlos llegar hasta sus empresas.

Es por eso que he creado este portal. Mi deseo es ayudarte, aunque no conozcas nada de la tecnología web, a que pronto seas lo suficientemente competente, para poder usar efectivamente las varias herramientas del internet, para beneficio de tu empresa y de manera gratuita.

Aquí aprenderás, gratuitamente, a crear y a manipular una página web, a hacer páginas de aterrizaje y a crear anuncios pagados que podrás dirigir hacia tus páginas de aterrizaje, lo cual ocasionará que nunca te falten clientes.

Así que no lo pienses más y suscríbete aquí, para que puedas recibir toda clase de consejos, así como notificaciones de videos y tutoriales nuevos, que podrás poner en práctica inmediatamente y que te ayudarán, gratuitamente a hacer crecer tu negocio, sea cual sea, y en cualquier parte del mundo.

– Fer Morales

¿Deseas contactarme o te gustaría dejar un comentario?